Skip to content

NOTICIAS

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

El viernes de Preolímpico regaló a las Guerreras su gran oportunidad para dejar certificada ya su presencia en los Juegos Olímpicos de París, independientemente de lo que ocurriese ya en la última jornada en el duelo de poder a poder entre las favoritas a hacerse con las dos plazas olímpicas frente a Países Bajos. La jornada arrancó con una contundente victoria por parte del conjunto neerlandés ante el primer rival español, República Checa. Una situación que depositó todos los ojos en el duelo que vendría a continuación entre España y Argentina, donde una victoria de las Guerreras dejaba decidido a falta de una jornada los nombres de los dos equipos que estarían definitivamente en la cita de París. Las Guerreras y Países Bajos ya pueden decir que estarán en los próximos Juegos Olímpicos, unos de los que se despiden ya pase lo que pase en la última jornada República Checa y Argentina, con 0 puntos.

El Palacio de los Deportes de Torrevieja 'Tavi y Carmona' se vistió de gala en un partido con aroma a final por los Juegos Olímpicos. El público congregado en el pabellón alicantino se preparó para arropar a las suyas en un encuentro que le podía dar el pasaporte a una nueva cita olímpica. Todo comenzó con un caluroso homenaje a dos jugadoras que celebraban su centenario con las Guerreras, Alicia Fernández y Jennifer Gutiérrez, que recibieron de manos del presidente de la Real Federación Española de Balonmano, Francisco V. Blázquez, una camiseta conmemorativa. Los decibelios subían con la presentación a la salida de las jugadoras españolas a pista a la que acompañó una lona desplegable donde España presumía de sus selecciones nacionales: los Hispanos y las Guerreras.

Argentina, que en el primer encuentro había puesto las cosas difíciles a Países Bajos, volvió a demostrar que lo suyo también era una final frente a España. El conjunto argentino comenzó mandando en el marcador liderado por una jugadora más que conocida para el equipo español y una de las muchas de este equipo que milita en la Liga Guerreras Iberdrola: la jugadora del Bera Bera, Elke Karsten. Sin embargo, en estos primeros instantes de dificultad, las nuestras se aferraron a dos principales figuras: Paula Arcos y Jennifer Gutiérrez. La '62' española fue el elemento que más desconcertó a la zaga argentina con una gran movilidad por toda la ofensiva y encontrando huecos difícilmente detectables. La acompañó, muy efectiva de cara a puerta, una de las dos jugadoras que celebrara centenario de internacionalidades -101 para ella- de la mejor forma posible: tirando del carro goleador de su equipo cuando

más lo estaba necesitando. Y, además, asumiendo la responsabilidad desde los 7 metros.

El conjunto argentino estaba llevando la iniciativa en el marcador, pero las Guerreras sabían que este partido se iba a decidir en 60 minutos y no perdieron la calma. España no le perdió en ningún momento la cara al encuentro y, ante las

dificultades que estaba planteando Argentina, trató de aferrarse a cada parada, pérdida del rival o goles propios. No obstante, Argentina, que hizo de entrar por dentro de la defensa su principal fortaleza, mostraba pocas fisuras. Por ello, Ambros Martín fue el primero en solicitar el tiempo muerto para reordenar ideas y buscar soluciones a las complicaciones en defensa y en ataque que estaban planteando las, sobre el papel, locales en el partido de hoy. Entre tanto, Merche Castellanos, con una destacada actuación en el estreno frente a República Checa, había dado la alternativa a Darly Zoqbi bajo palos y Shandy tiró de liderazgo y garra para acercar las tablas al equipo español. Tanto esfuerzo encontró su recompensa al borde de la bocina que indicaba el descanso, España devolvió la igualdad al marcador y se dio cita con

Argentina en una segunda parte que prometió ser trepidante.

Tras la reanudación, los dos equipos plantearon una dura batalla por deshacer la igualdad. Ese primer punto después del descanso para empezar llevando la iniciativa en el marcador se convirtió en capital para los dos conjuntos y fue España la que terminó apuntándoselo y, en su contador particular, una de las jugadoras más destacadas de la primera mitad: Paula Arcos. Ese gol prometió ser un impulso moral vital para el equipo que lo consiguiera y así fue para las nuestras que, tras el de Paula Arcos, anotó dos tantos más obra de Jennifer Gutiérrez y Alicia con los que las españolas se situaron por delante por primera vez en el encuentro por una diferencia de tres tantos. El conjunto dirigido por Ambros Martín tomó impulso y, entonces, el seleccionador argentino fue el que detuvo el partido para tratar de neutralizar el impulso español.

Sin embargo, Argentina demostró que ni mucho menos iba a tirar la toalla, con de nuevo Elke Karsten echándose el equipo a la espalda y con su guardameta frenando algunas de las acometidas españolas. El guion de la primera parte se invertía y ahora era Argentina la que remaba a remolque. Las Guerreras tiraron de oficio para aferrarse a esa ventaja y consolidar una victoria que vale nada más y nada menos que un billete a París, que también amarró Merche Castellanos bajo palos. Tocó sufrir hasta el final, porque Argentina no dejó de apretar hasta el pitido final, pero para ganar también hay

que saber sufrir y las nuestras demostraron que también saben hacerlo. Las Guerreras siguen el camino de los Hispanos y se citan con la selección nacional masculina en París y España hace pleno de representación española en su balonmano en la competición más importante a nivel internacional. La garra española estará por partida doble en los Juegos Olímpicos de París.

FOTOS RELACIONADAS

NOTICIAS RELACIONADAS

PATROCINADORES

0