Skip to content

NOTICIAS

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

Con las ganas y la motivación al más alto nivel, Adrián Vicente (Madrid, 1999) cuenta los días para que llegue París 2024, su segunda experiencia olímpica tras Tokio 2020. A menos de 100 días para los JJOO, el joven taekwondista (-58 kg) detalla la recta final de su preparación y muestra su ambición de cara a la gran cita olímpica.

Al pensar en estos tres meses previos a los Juegos, Adrián Vicente se centra en “disfrutar del camino y seguir haciéndolo como hasta ahora”. Y es que, antes de llegar al gran objetivo de la temporada, París 2024, todavía quedan otros campeonatos en los que, en palabras del protagonista, “ajustamos y buscamos las mejores sensaciones de cara a los Juegos”.

El Campeonato de Europa, que se celebrará en Belgrado entre el 10 y el 12 de mayo, y las concentraciones con otras selecciones internacionales, marcan su agenda de los próximos 100 días. Todo ello forma parte de un largo camino: “Han sido años de evolución y ahora creo que estoy en el momento de explotar. Estoy en el mejor momento”.

Dicen que todos los caminos llevan a Roma, pero, en este caso, todos los caminos llevan a París. Todos los entrenamientos, concentraciones y competiciones las afronta con la máxima exigencia, pero siempre con la vista puesta en París 2024.  

En los Juegos, Adrián Vicente se marca un doble objetivo. Por un lado, “mostrar el rendimiento de estos años atrás” y, por otro, aunque ligado con el primero, “que ese rendimiento se refleje en la ansiada medalla olímpica y, por qué no, logre ser campeón olímpico”.

El podio en unos JJOO es un sueño con el que se levanta cada día. “Todas las mañanas me veo en lo más alto del pódium, con una sonrisa de oreja a oreja, con los ojos llorosos, sonriendo y saludando a mi familia y amigos, quienes estarán ahí apoyándome”, explica emocionado.

Esta será la segunda experiencia olímpica del joven taekwondista. Con 22 años participó en Tokio 2020, donde conquistó la novena posición. La experiencia, más allá del resultado deportivo, no fue del todo plena: “El momento que vivimos fue duro y no nos permitía hacer grandes cosas”. Por ello, en París, Adrián Vicente también quiere disfrutar del puro ambiente olímpico: “Tengo muchas ganas de vivir el clima y el buen rollo que hay entre los deportistas en la villa olímpica”. Eso sí, siempre sin olvidarse de su gran objetivo: “la ansiada medalla olímpica”.

FOTOS RELACIONADAS

NOTICIAS RELACIONADAS

PATROCINADORES

0