Estudio del impacto de la crisis del COVID-19 sobre el atletismo español


( 13/07/2020 11:18)
¿Cuál ha sido el impacto de la crisis provocada por el COVID-19 sobre el ecosistema del atletismo español? Tras conocer los resultados del Estudio general del ecosistema del deporte español realizado por el Consejo Superior de Deportes (CSD), la Asociación del Deporte Español (ADESP) y la Fundación España Activa, la RFEA presenta el informe específico del impacto de la crisis del coronavirus en el atletismo español.
Este informe presenta un primer diagnóstico del impacto negativo y los efectos derivados de la crisis pandémica en el atletismo español, y los compara con los efectos producidos en el ecosistema del deporte español. Sin embargo, habrá que esperar varios meses para conocer el alcance real de la crisis provocada por el COVID-19 en ambos casos.

El estudio comprende dos bloques de preguntas. En primer lugar, el estudio analiza la percepción de los estamentos federativos (federaciones, clubes, organizadores, atletas, entrenadores y jueces) sobre el impacto producido y sus derivaciones futuras, las posibles medidas de mitigación de dichos efectos negativos y las oportunidades que pudieran surgir de esta crisis. En el segundo bloque, se pretende medir el impacto económico inmediato que ha provocado esta crisis sobre el sistema atlético español y sus diferentes estamentos.

Percepción, medidas de mitigación y oportunidades

La percepción de los principales agentes que conforman el sistema atlético español del impacto provocado por la crisis vírica sobre el futuro del atletismo es negativa o muy negativa para el 90% de los encuestados, muy similar al 86,6% que reflejaba el informe sobre el ecosistema general del deporte español.

Las primeras variaciones en las cifras de ambos estudios las encontramos en las líneas de actuación que podrían mitigar los efectos negativos de la pandemia. Un 76% de los principales agentes del atletismo español considera que será necesario realizar ajustes en la previsión de ingresos (sobre el 64,7% que lo pensaba en el ecosistema general), y un 72% cree que habrá que adaptar los calendarios y servicios ofertados por el atletismo (sobre el 62,3% del ecosistema general que confiaba en esta línea de acción).

Preguntados por las oportunidades que pueden surgir tras esta crisis para el atletismo, un 36% de los encuestados (frente al 27,8% del ecosistema del deporte español) considera que la transformación digital será un elemento clave en el desarrollo del atletismo a corto plazo. Sin duda, será necesario una nueva forma de gestionar, organizar y comercializar el atletismo a través del uso de la inteligencia artificial y el Big Data.

El estudio también refleja la importancia que tendrán la puesta en marcha de nuevos programas y actividades para el atletismo (66% frente al 59,6% del ecosistema del deporte), así como redefinir la visión y planificación estratégica (64% del atletismo por el 58,5% del deporte). Estos planteamientos, responden a la necesidad de refundar los principios del atletismo para adaptarlos a la nueva realidad.

Para los principales agentes del atletismo español los pilares fundamentales de la recuperación del deporte son, en primer lugar, el reconocimiento del deporte como bien de interés general y el aumento de su presencia a nivel social, ambos con un 64%. Los estímulos económicos también serían un factor importante de la recuperación con un 48%, exactamente el mismo porcentaje otorgado al plan estratégico nacional del deporte. Incidiendo en la transformación digital, el 19% del sistema del atletismo considera un pilar fundamental la formación digital y el acceso a nuevas tecnologías.

Impacto Económico

La segunda parte del estudio se centra en analizar el impacto económico inmediato que está causando esta crisis en el atletismo español.

La reducción de ingresos estimada para el sistema global del atletismo español es de un 46% sobre lo previsto inicialmente para 2020, porcentaje superior al 38,5% de pérdidas previstas para el ecosistema general del deporte.

En el momento de la realización del estudio, la RFEA estimaba una caída de ingresos para este año de un 28%. Esta estimación fue corregida posteriormente hasta el 35%, atendiendo a los datos presentados a mediados de junio ante la Asamblea de la RFEA. En cualquier caso, este dato es inferior al del conjunto de las federaciones españolas que supera el 43% de pérdidas de ingresos para el año 2020.

Cabe resaltar que la reducción de ingresos estimadas por las federaciones autonómicas de atletismo está en torno al 40%, porcentaje significativamente inferior al estimado por el conjunto de las federaciones autonómicas del ecosistema deportivo español, que sufrirán una reducción de ingresos estimada del 77%.

Si analizamos más en profundidad de dónde provienen estas pérdidas de ingresos para el atletismo español, la mayor caída de ingresos corresponde a los recursos procedentes de los patrocinios, que se verán reducidos casi a la mitad (48%). Los recursos obtenidos por las cuotas de licencias son la segunda mayor partida de ingresos y su caída estimada es de un 22%. La tercera posición en cuanto a la pérdida de ingresos la ocupan las subvenciones cuya disminución prevista es aproximadamente de un 29%. Ante la cancelación y aplazamiento de gran parte de las competiciones programadas para este año, el ticketing y los ingresos derivados de la organización de competiciones caen un 61% y 60%.

La crisis del coronavirus está afectando de manera significativa a los atletas, no solo en los aspectos deportivos, sino que también lo está haciendo en las posibilidades de obtención de recursos económicos. La caída estimada de ingresos de los atletas rondará el 35%. Este porcentaje responde principalmente a la pérdida de ingresos obtenidos por los atletas de sus propios patrocinadores y por la participación en competiciones.

Otro aspecto para resaltar es la cancelación, suspensión o aplazamiento de numerosas competiciones atléticas a causa de los efectos de la crisis y de las medidas preventivas adoptadas. Debido a ello, de las 268 competiciones programadas en el Calendario oficial de la RFEA para 2020, se estima, si la situación sanitaria lo permite, que se puedan celebrar un total de 181, un 32% menos de las previstas. Si bien a nivel nacional algunas competiciones han logrado disputarse, a nivel internacional la estimación es aún peor, ya que solo se prevén celebrar 6 competiciones en todo 2020, un 80% menos de las planificadas para esta temporada (un total de 31).

Por último, con relación al empleo, la pérdida de puestos de trabajo relacionados directamente con el atletismo es significativamente menor (8,5%) en comparación a la caída estimada por el ecosistema del deporte español (31,5%).