Alberto Fernández: "A Tokio tengo que ir a disfrutar de mi deporte y tirar con pasión que es lo que hace que salgan buenos resultados"


( 07/01/2021 14:16)
La sede del Comité Olímpico Español siempre está llena de vida y es habitual ver a Alejandro Blanco reunido con deportistas, exdeportistas, técnicos, directivos y miembros de las diferentes federaciones nacionales.
Hoy, un día después del día más mágico del año, ha sido Alberto Fernández quien nos ha visitado para contarnos cómo va la preparación de cara a Tokio 2020, cuál es su objetivo en los próximos Juegos Olímpicos, cómo fueron sus inicios en el mundo del tiro y tomarse un café con Alejandro.



El tirador español descubrió el tiro al plato siendo muy pequeño, gracias a su padre. “Ha sido él quien ha hecho posible que hoy en día me dedique al mundo del tiro. Gracias a él estamos aquí sentados”, afirma emocionado. Y desde el primer momento supo que este era su deporte.

“Lo recuerdo como si fuera hoy mismo. Siempre iba con mi padre de la mano a sus entrenamientos, a sus competiciones y le pedía que me dejara tirar. Un día en un campo de tiro en Madrid me dijo: “Venga, hoy vamos a tirar al plato”. Con tan mala suerte, o fortuna, de que el primer plato al que tiré lo rompí. Entonces pensé que era lo mío”, cuenta con una sonrisa en el rostro mientras añade: “Practiqué judo y fútbol sala, pero donde más pasión ponía era en el tiro al plato. Era el deporte en el que yo sentía que me ardía la sangre cuando lo hacía”.

Todo un campeón

Desde entonces su vida ha estado ligada a esta modalidad, llegando a conquistar dos mundiales individuales y uno por equipos, así como un europeo individual y uno mixto junto a Fátima Gálvez. Además, Alberto ha participado en tres Juegos Olímpicos y fue el primer español en conseguir la plaza para Tokio 2020.



“En 2010, en un mes gané el Campeonato de Europa y el Campeonato del Mundo. En esos momentos te sientes en una nube, ves que todo el trabajo de años anteriores y todo lo que habías apostado ha merecido la pena. Ganando una medalla tan importante te sientes muy afortunado, orgulloso y te da una inyección de moral para seguir trabajando”, explica.

Esos resultados le dieron la plaza para Londres 2012, unos Juegos que recuerda con especial cariño. “De los tres juegos a los que he ido hasta ahora (falta Tokio), los de Londres 2012 son los que más he disfrutado y en los que más cómodo me he sentido. Después de los de Pekín, ya sabes cómo son unos Juegos Olímpicos y de los tres en lo que he estado, los de Londres son en los que mejor me lo he pasado”, asegura.

A por la medalla olímpica

Alberto Fernández sabe lo que es colgarse una medalla mundial o continental. Sin embargo, la medalla olímpica se le resiste. “Afortunadamente he ganado medalla en todas las pruebas en las que he participado y en todas medallas de oro, pero me falta esa medalla olímpica para la colección. Me gustaría ganarla también por el deporte español y por el tiro al plato español, que se merece una medalla en los Juegos Olímpicos”, reconoce.



De todas formas, el tirador tiene la clave para pelear en Tokio por un metal. “Estoy convencido de que en los Juegos anteriores hice lo que nunca hago. Alberto Fernández siempre va a las competiciones (Copa del Mundo, Mundial, Campeonato de Europa…) a disfrutar del tiro al plato que es lo que le gusta y cuando uno disfruta los resultados salen. En los Juegos Olímpicos he hecho todo lo contrario. He ido con la obsesión de ganar la medalla, de ir a por todas y me he olvidado de lo principal que es disfrutarlos. Por lo tanto, la experiencia me ha enseñado que a Tokio tengo que ir a disfrutar de mi deporte y tirar con pasión que es lo que hace que salgan buenos resultados. Tengo que disfrutar un poquito más y no obsesionarme tanto”, declara el tirador español.

En Tokio estrenará la modalidad de trap mixto junto a Fátima Gálvez. “Afortunadamente, nos van a dar la oportunidad de conseguir más medallas y tengo la suerte de ir con Fátima que es una grandísima tiradora y con la que últimamente hemos conquistado muchas medallas”, explica seguro.

Además, Alberto confía en que no estarán solos. “Ahora queda la oportunidad del Campeonato de Europa. Y tanto mis compañeros de equipo Manuel Murcia y Antonio Bailón como Beatriz Martínez (su mujer) o Francisca pueden hacerse con esa plaza”, cuenta convencido.



Orgulloso de su carrera

Conseguir lo que ha conseguido Alberto tanto a nivel nacional como internacional no es fácil. Y el tiene claro que a nivel personal no cambiaría nada de lo vivido hasta ahora. “Han sido unos años en los que he disfrutado bastante, me lo he pasado genial, he conocido un montón de gente, incluso a mi mujer Bea. No cambiaría nada porque todo lo que he hecho me ha llevado a estar donde estoy ahora mismo. Así que estoy orgulloso de lo que hice en el pasado y con ganas de seguir esa línea”.

Sin embargo, si pudiera, haría su deporte más mediático y aumentaría la dificultad. “Haría un poco más de espectáculo, porque muchas veces para el espectador que está siguiendo la competición por televisión es difícil hasta ver cómo se rompe el plato. Y en cuanto a la normativa, lo pondría un poquito más difícil. Cuando yo empecé, con 118 platos sobre 125 entrabas en una final internacional, ahora si no haces 122 o 123 estás fuera. Ya son muchos años con las mismas distancias y la misma velocidad. Los tiradores nos adaptamos a esos parámetros y ya sabemos cómo competir. Por eso, lo complicaría un poquito”, dice.

La parte mental, fundamental

Nuestro campeón del mundo siempre ha dicho que la cabeza juega un papel muy importante dentro de la competición. “Puedes tener muy buena puntería y muy buena técnica, pero si en el momento de pedir el plato no tienes concentración, el plato te va a ganar. A la hora de pedir el plato es muy importante que no tengas interferencias, que tengas la concentración en la salida del plato”, explica. Y tiene clara cuál es la clave del éxito: “En el mundo del deporte hay tres ingredientes fundamentales para que la receta salga bien: la disciplina, el trabajo y el esfuerzo. Con esos tres ingredientes se pueden conseguir muchas cosas”.



Su preparación se divide en tres partes: la técnica, la mental y la física. “Suelo hacer una sesión de entrenamiento técnico en el campo de tiro de entre 4 y 6 horas por día, luego tengo una hora diaria de entrenamiento mental y una hora diaria de físico. En pretemporada hacemos un poco más de volumen y puedo llegar a los 250-300 disparos por día mediante los ejercicios y juegos que realizamos. Cuando estamos en temporada y buscamos calidad en el disparo bajamos a 100-150”.

Pasión por la música

Si el tiro al plato le apasiona, la música no se queda atrás. “Me gusta muchísimo. También me gusta la lectura y el cine, pero a lo que más tiempo dedico es al grupo de música que es lo que más me apasiona. Ensayamos un día a la semana y estamos deseando volver a la normalidad para hacer los conciertos que hacíamos antes una vez al mes. Ya estamos preparando el nuevo año para empezar a tocar en febrero”, cuenta feliz.

Además de su grupo de música y sus entrenamientos, Alberto también saca tiempo para dirigir, junto a su mujer, la también tiradora, Beatriz Martínez, una escuela de tiro y tiene claro que cuando finalice su carrera deportiva quiere inculcar y enseñar a los demás lo que él ha aprendido a nivel profesional y en equipos nacionales. Eso sí, aun queda tiempo hasta que cuelgue la escopeta. “El tiro es un deporte muy longevo, hay tiradores con 55 años en el ranking internacional así que espero seguir dando guerra y consiguiendo medallas para el tiro olímpico español muchos años más”, concluye.

Para terminar, el presidente del Comité Olímpico Español ha querido poner en valor todos los éxitos conquistados por Alberto Fernández para el deporte español en general y el tiro olímpico en particular.

Puedes visualizar el vídeo completo en el siguiente enlace: