Skip to content

NOTICIAS

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

Los Hispanos se han estrenado en el Campeonato del Mundo de Suecia y Polonia 2023 con victoria ante Montenegro (30:25, 15:12 en el descanso) en el TAURON Arena Kraków, en la primera jornada de la Preliminary Round. 

El resultado, sin embargo, no hace justicia al gran inicio de partido del conjunto balcánico, dominador del marcador durante los primeros 10 minutos. España tuvo problemas para detener la ofensiva montenegrina, y solamente un formidable Gonzalo Pérez de Vargas en el marco pudo evitar una sangría en estos primeros compases. 

El trabajo coral de los jugadores españoles, fundamentalmente en aspectos defensivos, permitía a los Hispanos correr y encontrar el marco rival con mayor facilidad, lo que conducía a su primera ventaja en el marcador (5:4) al filo del minuto 10 con tanto de Dani Dujshebaev. 

Jordi Ribera acertaría a la hora de permutar a una defensa en avanzado que cortaría en seco la productividad ofensiva de Montenegro. Eso, unido al gran trabajo de Adrià Figueras en el pivote, elevaría la renta española a los tres tantos (10:7), la máxima en ese momento del partido. El técnico balcánico detenía el reloj minutos más tarde (13:9), pero no conseguía modificar la inercia de una primera mitad con claro color español. 

Montenegro volvía a pista más enérgica que en el tramo final de la primera parte, y eso se traducía en una defensa más intensa sobre los atacantes españoles. Esto, qué duda cabe, resaltaría la figura de Simic en el marco balcánico, clave en los primeros compases para reducir la brecha (18:17) en el marcador. 

Ahí, justo en los momentos de mayor agobio para el equipo español, los encargados de asumir el liderazgo eran los hermanos Dujshebaev, primero Dani y más tarde Álex, protagonistas del 3:0 con el que los Hispanos se encargaron de responder al avance montenegrino. 

El choque, a partir de ahí, se adentraría en terreno de nadie, con un intercambio de golpes que no modificaría la distancia en el electrónico. Destacable, en estos minutos, la capacidad de Tarrafeta para dirigir a los suyos, y el descaro de Kauldi Odriozola que sigue sumando minutos de calidad a su hoja de servicio. 

El preparador balcánico detenía el reloj a 6 minutos del final (27:23) en busca de quemar las naves y del milagro, pero el combinado español respondía con firmeza para decidir el partido y sumar una victoria que otorga a España dos puntos que se antojan claves de cara a la segunda ronda del torneo, dado que Montenegro es el rival de mayor entidad en este Grupo A. 

Antes, a primera hora de la tarde, la República Islámica de Irán se imponía por la mínima (24:25) a Chile en el otro partido de la jornada dentro del grupo. Precisamente, el conjunto sudamericano es el próximo adversario de los Hispanos: la cita, el sábado a la misma hora, 20:30 h., en Teledeporte.

FOTOS RELACIONADAS

PATROCINADORES