Skip to content

NOTICIAS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El conjunto español de gimnasia rítmica, que ya ganó el pasado viernes la medalla de bronce general en los campeonatos del mundo de Sofía, repitió este domingo metal en la final de cinco aros y cerró luego su actuación con un quinto puesto en el ejercicio mixto con tres cintas y dos pelotas.

El balance de dos medallas, acompañado de la plaza olímpica para los Juegos de Paris 2024, devuelve al primer plano internacional al conjunto que prepara Alejandra Quereda, que llevaba meses buscando su sitio tras quedarse fuera de Tokio 2020.

Italia y Bulgaria se repartieron los títulos por aparatos. Las 'farfalle', que no estuvieron a la altura de lo esperado en la primera jornada, brillaron con los cinco aros con un ejercicio de alta dificultad técnica y obtuvieron de los jueces una nota de 34,950 a la que no lograron acercarse ni Israel, 34,050, ni España, 33,800.

Por España actuaron Ana Arnau, Inés Bergua, Mireia Martínez, Patricia Pérez y Salma Solaún.

Su esperanza de redondear el pleno de medallas con otro metal en el ejercicio mixto se desvaneció con la caída de una cinta. Las españolas -con la entradas de Valeria Márquez por Patricia Pérez- se fueron a la quinta posición, con 28,450.

Bulgaria se impuso con 33,300 y holgada distancia sobre Italia, 31.450 con un ejercicio deslumbrante que homenajea a otros deportes, pero que aún deben pulir, y sobre Azerbaiyán, tercero con 30,750.

El conjunto de México, que logró el mérito de meterse en las dos finales, acabó sexto en el de aros y octavo en el mixto, codeándose con los mejores del mundo, aunque en ausencia de los sancionados Rusia y Bielorrusia, que son potencias de primera fila.

FOTOS RELACIONADAS

PATROCINADORES

0