Skip to content

NOTICIAS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El de bronce de Paco Cubelos en la última prueba del los Campeonatos del Mundo de piragüismo de Halifax (Canadá), la final del K1 5.000, fue el broche al mejor Mundial en la historia de España, primera en el medallero con la conquista de ocho medallas: cuatro oros, dos platas y dos bronces.

El último día de competición en la pista del Lago Banook confirmó el dulce momento que protagoniza el piragüismo español a dos años para los Juegos Olímpicos de París. Brilló con luz propia en distancias olímpicas (K4 500, C2 500 y C1 200) y obtuvo éxito en las pruebas de mayor reconocimiento.

La jornada del domingo convirtió en uno de los grandes protagonistas del Mundial a Carlos Arévalo, integrante del K4 que conquistó el oro el sábado junto a Saúl Craviotto, Marcus Cooper y Rodrigo Germade, y con fuerzas un día después para ganar en velocidad en el K1 200. Dominador de su final de inicio a fin, con un tiempo de 36.43, por delante del sueco Petter Menning (36.71) y tomándose la revancha con el húngaro Kolos Csizmadia (38.82).

También se bañó en oro el C4 500 formado por Joan Moreno, Pablo Grana, Manuel Fontán y Adrián Sieiro. Otra demostración de fortaleza en una embarcación de equipo, con una marca de 1:39.42, por delante de Polonia y Ucrania, en una prueba con la complejidad de disputarse directamente en la final sin opción a probarse en la clasificación.

Como inolvidable será el derroche de María Corbera para ganar dos medallas con apenas unas horas de separación. Por la mañana se hacía con la plata en el C1 200, premio a sus últimas paladas para arrebatar la segunda plaza por apenas una centésima a la china Lin Wenjun, en una prueba dominada por la estadounidense Nevin Harrison, ya campeona del mundo en 2019.

Y en la sesión de tarde, en la distancia de 5.000 metros, María Corbera se sobrepuso a todo para firmar de forma holgada un bronce. Alejada de la pelea por el oro, que fue para la canadiense Katie Vincent , con la alemana Annika Loske segunda, María entró con más de un minuto de ventaja sobre la cuarta, la cubana Yarisleidis Duboys.

Los éxitos de la delegación española, en la mejor marca de medallas de su historia en un Campeonato del Mundo pasando de las tres logradas en Copenhague a las ocho en Halifax, se cerraron con Paco Cubelos que se quitó el mal sabor del sábado en el K1 5.000. Todo un éxito para la Federación que preside Javier Hernanz.

"Una medalla que sabe a oro tras una temporada muy dura por temas personales", confesó a la Federación nada más recibir el trofeo en una prueba en la que pensó abandonar tras romper el timón en la primera vuelta, pensando que no podría acabar y haciéndolo tercero, por detrás del sueco Lindberg y del alemán Grossmann, con 9.45 segundos de distancia respecto al canadiense Simon Mctavish.

El botín pudo ser mayor, pero a puertas de la gloria se quedaron los hermanos Domínguez en el C1 1.000. Noel y Diego acariciaron el bronce que les arrebató Canadá en una final dominada por Alemania, con China segunda. Por su parte, Aitor Gorrotxategi y Pedro Vázquez acabaron séptimos del mundo en K2 1.000, y fue sexta Estefanía Fernández en el K1 1.000.

En las finales B, Pablo Crespo acabó cuarto en el C1 1.000, Mirella Vázquez fue séptima en K1 200, y Aida Bouza y Begoña Lazkano en el K2 500 terminaron séptimas.

FOTOS RELACIONADAS

PATROCINADORES

0