Skip to content

NOTICIAS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El tema del Día Internacional de la Paz de este año: "Poner fin al racismo. Construir la paz." lleva consigo una resonancia particular para el COI y el Movimiento Olímpico.

La idea fundamental detrás de los Juegos Olímpicos es unir al mundo entero en una competencia pacífica. La paz está en el corazón mismo de esta misión.

En los Juegos Olímpicos, los atletas encarnan esta misión de paz cuando dejan de lado las diferencias que dividen al mundo. Compiten ferozmente entre sí por el premio más alto, mientras viven pacíficamente juntos bajo un mismo techo en la Villa Olímpica. Esto hace que los Juegos Olímpicos sean un poderoso símbolo de paz.

Pero la paz es mucho más que dejar de lado las diferencias. Se trata de crear un mundo mejor donde todos puedan prosperar, en el que las personas sean tratadas por igual y donde el racismo y todas las formas de discriminación no tengan cabida.

Pierre de Coubertin revivió los Juegos Olímpicos para hacer una contribución a la paz a través del deporte. Dijo: "No tendremos paz hasta que los prejuicios que ahora separan a las diferentes razas hayan sobrevivido".

Por lo tanto, la no discriminación está en el ADN del COI y de los Juegos Olímpicos. En los Juegos, todos son iguales, independientemente de su raza, origen social, género, orientación sexual o creencia política. El principio de no discriminación está consagrado en la Carta Olímpica. Los atletas dan vida a este principio durante los Juegos Olímpicos, inspirando a miles de millones de personas en todo el mundo.

Cuando se trata de construir una paz duradera, la no discriminación por sí sola no es suficiente. No basta con respetarnos unos a otros, tenemos que ir un paso más allá y apoyarnos mutuamente. Tenemos que permanecer unidos en solidaridad. No hay paz sin solidaridad.

La solidaridad está en el corazón de los Juegos Olímpicos. Es por eso que el COI redistribuye el 90 por ciento de todos sus ingresos para apoyar a los atletas y el desarrollo del deporte en todo el mundo.

Impulsado por nuestro compromiso con la solidaridad, el COI creó el primer Equipo Olímpico de Refugiados para los Juegos Olímpicos de Río 2016 y otro para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Por primera vez en la historia olímpica, los atletas refugiados compitieron codo con codo con los equipos de todos los demás Comités Olímpicos Nacionales, enviando un mensaje de esperanza e inclusión a todos los refugiados del mundo. Como no tienen un equipo nacional al que pertenecer, ninguna bandera detrás de la cual marchar, ningún himno que tocar y ningún hogar al que llamar propio, dimos la bienvenida a los atletas refugiados a los Juegos Olímpicos con la bandera olímpica y el himno olímpico. Les dimos un hogar en la Villa Olímpica. El mensaje olímpico de este emotivo momento fue: ustedes son nuestros pares y enriquecen la comunidad olímpica.

Hoy, estamos juntos en solidaridad con la comunidad olímpica ucraniana. Lo que se aplica a Ucrania también se aplica a otros miembros de nuestra comunidad olímpica. Somos una organización global. Es por eso que estamos apoyando a las comunidades olímpicas en Afganistán, Yemen y tantos otros lugares afectados por guerras y conflictos en todo el mundo.

Estos esfuerzos de solidaridad también están en el corazón de nuestro compromiso de construir un mejor entendimiento entre las personas. De esta manera, el COI ha estado construyendo puentes a través del deporte y abriendo la puerta a una mejor comprensión, paz y reconciliación. Esto ha sido cierto en los últimos años en muchas situaciones de conflicto, como Corea del Norte y del Sur, Armenia, Azerbaiyán, Serbia, Kosovo, Israel, Palestina, Irán y muchos otros.

En un momento en que la humanidad se enfrenta a tantas crisis existenciales simultáneamente, nuestra misión de paz y solidaridad es más importante que nunca.

Los Juegos Olímpicos no pueden evitar guerras y conflictos. No pueden abordar todos los desafíos políticos y sociales de nuestro mundo. Pero pueden ser un ejemplo para un mundo donde todos respetan las mismas reglas y entre sí.

Hay un nuevo orden mundial en ciernes. Ya podemos ver hoy que este nuevo orden mundial será más divisivo que el que estamos luchando.

Esta desafortunada tendencia es diametralmente opuesta a nuestra misión olímpica de unir al mundo en una competencia pacífica. Sabemos que en estos tiempos divisivos y de confrontación, no estamos solos en la búsqueda de un vínculo común de la humanidad. Millones de personas en todo el mundo anhelan la paz. Junto con todas estas personas de buena voluntad, queremos hacer nuestra modesta contribución a la paz unificando al mundo entero en una competencia pacífica.

Para comprometernos aún más con esta misión de paz unificadora, recientemente modificamos nuestro lema olímpico a: Más rápido, más alto, más fuerte – Juntos.

La palabra "juntos" destaca el hecho de que para superar los desafíos, ya sea como individuos, como comunidad o como humanidad, debemos permanecer unidos.

En este Día Internacional de la Paz, y en este espíritu olímpico de solidaridad y paz, reitero enérgicamente el llamamiento a todos los líderes políticos de todo el mundo que hice en los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022, frente a una audiencia global de cientos de millones: Dar una oportunidad a la paz.


FOTOS RELACIONADAS

PATROCINADORES

0