Skip to content

NOTICIAS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El proyecto para conducir el rugby nacional a la excelencia deportiva en la formación de futuros talentos vivió este lunes un primer e ilusionante capítulo con el pistoletazo de salida del Centro de Alto Rendimiento de Madrid, la primera de las academias que la Federación Española de Rugby (FER), en estrecha colaboración con Federaciones Autonómicas y clubes, pretende poner en marcha durante el presente ejercicio a lo largo de todo el país. 

El Parque Deportivo Puerta de Hierro será la sede del centro formativo en el que los mejores jugadores y jugadoras de la Comunidad de Madrid, en edades comprendidas entre los 15 y 18 años (nacidos en 2005, 2006 y 2007), desarrollarán cada semana sus capacidades individuales en la práctica del deporte del balón oval a las órdenes de un equipo de trabajo especializado para tal fin, que estará liderado por Valentín Telleriarte, actual entrenador del equipo de División de Honor masculina del Complutense Cisneros y técnico adjunto del XV del León. 

El inestimable apoyo logístico de la Federación Madrileña de Rugby, amén de las facilidades dadas por los clubes capitalinos a la hora de poner a disposición de la academia nacional a sus más avezados talentos, han resultado determinantes para poner la piedra fundacional de un proyecto considerado vital para que el rugby nacional sea capaz de dar, a medio y largo plazo, ese ansiado salto de calidad que le acerque definitivamente a las grandes potencias del oval mundial. 

Una ardua y ambiciosa tarea que arrancó hace algo más de medio año de la mano de Raúl Pérez, director técnico de XV de la FER, y Mar Álvarez, coordinadora de la preparación física de todos los equipos nacionales, y que ha comenzado a arrojar sus frutos con una intensa primera sesión de dos horas alternando trabajo de campo, gimnasio, sesión de vídeo y formación teórica, en la que una treintena de chicos y chicas pudieron comprobar in situ el nivel de exigencia que conlleva formar parte de la élite futura del rugby patrio. 

"Es una gran satisfacción para todos los que estamos inmersos en este proyecto haberlo podido poner en marchaporque eso suele ser, al final, lo más difícil: hacerlocaminar. Esta primera toma de contacto ha servido, sobre todo, para que vean cómo va a ser la dinámica dentro del Centro, poner de acuerdo las cosas que les vamos a ofrecer y también el compromiso y las responsabilidades que vamos a tener que tomar todos en conjunto, tanto el staff y las diferentes áreas, como ellos. Hemos hablado con los padres y les hemos explicado el proceso y que estamos abiertos a escucharlos con las dudas que puedan surgir y, por supuesto, a acompañar a jugadores y jugadoras en su día a día por fuera del rugby, con sus estudios, etc", explicaba Pérez a pie de césped. 

La interacción con la Federación y clubes madrileños, a la sazón socios de una idea que ha desembocado en el nacimiento del primer CAR, será constante con el objetivo de seguir al detalle la evolución de cada integrante de la academia. "Tendremos una dinámica en la que, después de cada sesión, haremos informes sobre lo que entrenaron y a qué intensidad, que remitiremos a la Madrileña y a los clubes. Ese seguimiento puntual es esencial puesto que hablamos de un desarrollo individual de cada jugador y jugadora. También habrá unas recomendaciones en el caso de que un día de los tres que estarán con nosotros, entrenen con los clubes. Luego cada equipo tomará su decisión porque entendemos que el primer compromiso de los chicos es con ellos. Los Centros no son islas, sino que conviven con los clubes y respetar ese espacio para nosotros es importantísimo", prosigue. 

El director técnico de XV de la FER adelante las líneas maestras del trabajo que chicos y chicas van a desarrollar a lo largo de la temporada en el CAR de Puerta de Hierro. "Van a tener tres sesiones a la semana de dos horas cada una(lunes, martes y miércoles). Las dividiremos en trabajo de campo y de aula o conocimiento. Este último es muy importante para analizar gestos que tengan que ver con la destreza de los ejercicios que se trabajan en el día, analizar vídeos y también a ellos mismos, lo que hicieron. En suma, todo lo que haga que mejore el conocimiento. Luego salir al campo a realizar un trabajo individual, que es lo que vienen a hacer, para mejorar su técnica personal”. 

Y añade. "Es un proceso nuevo, sobre todo, en intensidad. La mayor parte del trabajo consistirá en enriquecerles individualmente para que resuelvan situaciones, no sólo técnica, sino físicamente, y por eso es que todas las áreas, la técnica, la física, la médica y la nutricional, estarán dando vueltas alrededor de ellos y ellas". 

Pérez hace especial hincapié en el compromiso que han adquirido con los 30 deportistas elegidos (15 chicos y 15 chicas) para tratar de evitar que su estancia en el CAR pueda llegar a socavar su amor por el oval. "Tenemos que ser muy sensibles a este cambio de intensidad que venían trayendo, tratar de que esta nueva etapa les motive y el juego les resulte tan divertido como antes, que no pierdan la pasión. Si tenemos que pararles y decirles, tómate estas dos semanas de descanso para recuperar el entusiasmo, lo vamos a hacer", explica. 

Toda vez que la academia de Madrid es una realidad, el ojo del gestor rosarino está ya focalizado en el siguiente peldaño del proyecto. "Los próximos pasos serían la implementación de los CAR en Cataluña, Valencia y Valladolid, con posibilidad de tener un quinto. La idea es que, a futuro, haya un CAR en cada Comunidad, no sólo para entrenar jugadores y jugadoras, sino también para generar contenido, para capacitar técnicos y para que los clubes tengan una referencia donde ir a buscar información", concluye.

FOTOS RELACIONADAS

PATROCINADORES

0