Skip to content

NOTICIAS

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

Siempre recordaremos el verano de 2022. Aquel en el que el waterpolo español reinó a nivel internacional. Aquel en el que se sumaron nueve medallas. Desde categoría absoluta hasta edad cadete. Meses extraordinarios en los que jugadores, entrenadores, federaciones, clubes. TODOS vieron recompensada una labor durante el año repleta de esfuerzo, sacrificio y trabajo. Después de la plata de nuestra selección júnior masculina en Podgorica (Montenegro), es momento de hacer balance y sacar lustre a cada uno de los éxitos. 

MUNDIAL ABSOLUTO DE BUDAPEST (ORO):

En uno de los templos mundiales del waterpolo como es Budapest. La selección absoluta masculina de David Martín pudo por fin saborear el oro. Tras 21 años de espera, subir a lo más alto del cajón supo a gloria en el Campeonato del Mundo. Y más tras superar en una final agónica a Italia en la tanda de penaltis (9-9 (5-6)). Una generación maravillosa que, tras tres platas seguidas, recibía un merecidísimo premio. 

JUEGOS DEL MEDITERRÁNEO ORÁN (BRONCE):

Todo empezó en Orán (Argelia). España se plantó en semifinales tras ganar sus tres partidos del Grupo A ante Italia, Turquía y Grecia. Derrota por la mínima en semifinales frente a Montenegro, pero triunfo de mucho valor en la lucha por el bronce ante Italia (16-8). Metal para la selección juvenil masculina de Javier Sánchez-Toril. 

EUROPEO JÚNIOR NETANYA (ORO):

Nuestra selección femenina júnior se desplazaba a Israel como una de las favoritas al oro. Como siempre. Solo había que echar un vistazo a los logros de los veranos anteriores. El equipo de Nani Guiu hizo una competición brutal y se plantó en la final después de superar con holgura a todos sus rivales. Incluida Grecia en semifinales (7-12). En la final, Hungría puso las cosas muy complicadas, pero España se acabó proclamando campeona de Europa (8-9).

SUPERFINAL FINA WORLD LEAGUE (BRONCE):

Era una magnífica preparación con el Europeo de Split en el horizonte. Después de proclamarse campeona del mundo en Budapest, nuestra selección masculina volvía a medirse con los mejores en Estrasburgo (Francia) en la Superfinal de la FINA World League. El equipo volvió a rendir a un nivel altísimo (victorias de prestigio ante Serbia, Canadá, Australia o Montenegro). En 'semis', solo Italia pudo apear a los de David Martín, que se colgaron otro metal, el bronce, tras superar a Francia (8-11). 

MUNDIAL JUVENIL BELGRADO (BRONCE):

Nuestros juveniles, dirigidos por Javier Sánchez-Toril, volvían a la acción tras el bronce en Orán. Esta vez con un reto aún más difícil: el Mundial de Belgrado. Contra las mejores del planeta. Tras caer ante Montenegro en la fase de grupos, tocaba la vía difícil. Victoria ante Estados Unidos en octavos y ante Grecia en cuartos. Otra vez de lleno en la lucha por las medallas. Derrota en semifinales ante Hungría, pero demostración de orgullo por el bronce superando a Países Bajos (13-11). La quinta medalla del verano para nuestro waterpolo. 

MUNDIAL CADETE DE LARISSA (BRONCE):

Llegaba el turno de los y las más jóvenes. Dos Mundiales al mismo tiempo en Grecia (Larissa y Volos). Gran actuación de las dos selecciones y medalla de bronce para la selección femenina, dirigida por Marian Díaz. Triunfos ante Japón y Estados Unidos en primera ronda y contra Croacia e Israel en la segunda preliminar. 7-14 frente a Japón en cuartos y semifinales ante Hungría. Partido durísimo que se llevaban las magiares por la mínima (5-4). En la pugna por el bronce, partidazo ante Australia (11-5). 

EUROPEO ABSOLUTO DE SPLIT (ORO):

Después de no poder conseguir metal en el Mundial, el conjunto de Miki Oca llegaba a Split con ganas de quitarse la espina y hacer algo grande. Y vaya si lo hicieron. España lo bordó en el Europeo de la ciudad croata. A pesar de un traspiés ante Italia en la fase de grupos que obligaba a ir por la vía complicado, el equipo fue una seda desde entonces. Seis triunfos seguidos. Los tres últimos, convincentes y sólidos ante potencias como Hungría (en cuartos), Países Bajos (semifinales) y Grecia (9-6) en la gran final. Reeditaban su oro europeo. 

EUROPEO ABSOLUTO DE SPLIT (BRONCE):

Si la selección femenina salía con el mayor botín, la masculina conseguía un bronce que refrendaba un verano brutal. Tras proclamarse campeona del mundo en Budapest, la España de David Martín lograba ganarlo todo hasta toparse con Hungría en semifinales. Los magiares cerraron el camino a la final (10-8). Pero los nuestros demostraban hambre y superaban a Italia (7-6) por el bronce en un duelo durísimo. 

EUROPEO JÚNIOR DE PODGORICA (PLATA):

Y llegaba el último del verano. En Podgorica (Montenegro), la selección masculina júnior quería poner la guinda. El cuadro de Chus Martín se mostraba intratable en la fase de grupos e iba creciendo poco a poco en su juego. En cuartos, duelo durísimo con la anfitriona saldado con triunfo de prestigio (8-10). Triunfo ante Grecia en 'semis' (11-12) y en la gran final. Con opciones en todo momento, España terminaba cediendo ante Serbia. Enorme subcampeonato. 

FOTOS RELACIONADAS

PATROCINADORES