El representante de la RAOE en la Sesión de la Academia Olímpica Internacional vive una atípica sesión para jóvenes


( 19/10/2020 14:18)
La 60ª Sesión Anual de la Academia Olímpica Internacional se desarrolló en esta edición de forma virtual, a través de un sistema de videoconferencia, atendiendo a la situación sanitaria mundial derivada de la COVID. En representación de la Real Academia Olímpica Española (RAOE) participó Pablo García González.
Pablo fue seleccionado entre todos los asistentes a la 52ª Sesión de la RAOE celebrada en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla. El lema elegido para la presente edición, que se desarrolló entre el 4 y el 10 de septiembre, fue: "Olimpismo y Humanismo"; junto al tema específico: “Juegos Olímpicos: Derechos Humanos, Diversidad y Aceptación en el Deporte”.

Pablo es un utrerano de 23 años que actualmente se encuentra trabajando en Colonia (Alemania), en el European College of Sport Science, una de las organizaciones de investigación en ciencia del deporte más importante del mundo. Estudió el grado de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte en la Universidad Pablo de Olavide y acaba de terminar el Máster en Rendimiento Físico y Deportivo en dicha universidad. Entre sus próximos objetivos está cursar estudios de doctorado.

Una vez finalizada la Sesión, hemos charlado con nuestro representante para que nos hablara de su experiencia olímpica:

Real Academia Olímpica Española (R.A.O.E.): ¿Por qué participaste en la Sesión de la Real Academia Olímpica Española en tu universidad?

Pablo García (P.G.): Me considero un enamorado del mundo del Olimpismo en general y de los Juegos Olímpicos en especial. Con 11 años, cuando veía los Juegos Olímpicos de Pekín, tuve una sensación indescriptible que sólo puedo sentir en cada celebración olímpica. Creo que el Olimpismo es la herramienta perfecta para crear una unidad global y frenar las guerras y conflictos internacionales. Allá con 11 años descubrí que el resto de mi vida quería estar ligado al deporte, y a esos días de verano le debo la persona que soy hoy, mis éxitos profesionales y académicos y mis ambiciones. Siento la misma ambición que por entonces.

Por todo ello, cuando se me brindó la oportunidad de asistir a la Sesión de la Real Academia Olímpica Española no pude más que aceptar y esperar con ansias su celebración. Encontrarme con ponentes, compañeros y amantes del Olimpismo en general que comparten mi pasión es una oportunidad única que no podía dejar pasar.

R.A.O.E.: ¿Qué destacarías de aquella Sesión?

P.G.: Lo que más me gustaría resaltar fue la introducción a la misma Sesión. Se realizó un acto solemne donde varios privilegiados (entre los que tuve la suerte de estar) portaron la bandera Olímpica y la izaron en la Universidad Pablo de Olavide. El himno Olímpico sonaba mientras se realizaba dicho acto como se refleja en la foto.

R.A.O.E.: ¿Cómo ha afectado la COVID a la celebración de la Sesión para Jóvenes de la IOA?

P.G.: Ha afectado notablemente. El formato de la sesión se modificó y se ha realizado online. La experiencia ha sido completamente positiva, pero desde la misma Academia Olímpica Internacional nos han afirmado que la estancia en Olimpia hubiese sido más productiva y beneficiosa para nuestra formación. El desarrollo ha sido parecido al originalmente planeado, pero hay actividades que no se pueden llevar a cabo de la misma forma, por ejemplo, la visita al museo virtual. Los mismos coordinadores nos han animado a repetir la experiencia el año 2021 para poder vivir la realidad del lugar, una implicación más profunda libre de ataduras laborales o personales.


R.A.O.E.: ¿Qué destacarías de las conferencias y trabajo en grupos

P.G.: Respecto a las conferencias me gustaría destacar el gran nivel profesional de los ponentes. Se tratan de expertos en diferentes ámbitos que ofrecen su visión sobre un tema concreto (este año temas ligados con el humanismo y el Olimpismo) basada en investigaciones de alta calidad, experiencia profesional y conocimiento teórico. Han conseguido hacer reflexionar al participante, cualidad que pocos ponentes logran.

En cuanto al trabajo en grupo, la capacidad de debate de todos los compañeros. Conocer personas jóvenes con la misma ilusión y entrega por lo que hacen que tú te refuerza positivamente y te hace ver que el mundo está repleto de grandes profesionales. La proactividad, el interés por conocer situaciones internacionales, el aporte de ideas para la resolución de temas conflictivos y otras actitudes similares crearon un magnífico ambiente de trabajo y permitieron la creación de buenas ideas y proyectos que pueden ser utilizados por el Comité Olímpico Internacional en caso de ser necesario.

R.A.O.E.: Cuéntanos qué es lo más positivo de la Sesión en la parte personal y también en tu faceta profesional o como deportista

P.G.: Lo más positivo para mí de manera personal es haber conseguido el tercer puesto en el “Olympic quiz, una competición sobre los Juegos Olímpicos donde pude demostrar mis conocimientos en esta materia y quedar tercero de cuarenta y seis participantes de cinco continentes distintos. El puesto podría haber mejorado si no hubiera tenido problemas de conexión en las dos primeras preguntas, pero son cosas que pasan y que se atribuyen a los problemas de la celebración del formato online, como he mencionado anteriormente. Representar a la Real Academia Olímpica Española y, por ende, a España habiendo conseguido un tercer puesto me ha llenado de orgullo.

Sin embargo, es justo destacar otras muchas cosas. Por ejemplo, he conocido de primera mano cómo se trata el conflicto de los refugiados en países del este de Europa. He mejorado mi capacidad de análisis y de debate. He entendido ciertos conflictos políticos que desconocía con anterioridad. Y, por supuesto, todo ello suma en mi experiencia internacional y mi formación real, que es completamente distinta a la que después expresa un currículum.

R.A.O.E.: Por tanto, ¿recomendaríais la experiencia a futuros asistentes a las sesiones de la RAOE en España?

P.G.: Absolutamente. Sí. Es una experiencia enriquecedora como persona y como profesional. Si te gusta debatir, aprender, conocer gente y ser sorprendido, ésta es una oportunidad para lograrlo. Algo que recordarás toda la vida y que te hará crecer y subir un escalón más en tu trayectoria personal y laboral. Especialmente, si eres un apasionado del mundo del Olimpismo como lo soy yo, esta experiencia te permitirá vivir los entresijos de dicho mundo, conocer los grandes objetivos del Comité Olímpico Internacional y sentir esa sensación olímpica tan difícil de encontrar.