Nani Roma: “Ahora tienes que esperar un año más, y eso es duro”


( 07/01/2010 09:39)
Dos días después de su obligado abandono, Joan ‘Nani’ Roma, comparte la carrera con todo su equipo en Copiapo (Chile), en un Dakar que para él terminó en el kilómetro 92 de la tercera etapa, cuando oculto por una duna un agujero de arena se trago su BMW y sus ilusiones.

“Estoy en estos momentos muy triste porque han sido muchos meses de trabajo. El Dakar cuesta mucho, son muchas horas de empeño, de trabajo, de tests que hemos pasado con mucha ilusión, porque realmente este año habíamos puesto muchas ganas con todo el nuevo proyecto BMW”, comenta con cierta gravedad en su voz el piloto catalán.


Aún es pronto para hacer una valoración objetiva de lo sucedido, pero Nani Roma expresa sus sentimientos abiertamente. “Por una parte estoy contento, porque todo el trabajo hecho en el coche se ha demostrado que iba bien, que el coche es competitivo y realmente Stéphane está haciendo una carrera muy buena. Y en cuanto a mí, pues bueno, después de un inicio muy bueno, en el que estaba muy contento de como había ido el día, la cosas empezaron a torcerse después del segundo día. Y luego, ya entré en una inercia realmente mala…”.


Sobre el segundo accidente, el que le costó la retirada, recuerda que “el tercer día discurría en medio de las dunas. En una de ellas, como muchas otras, decidí pasar 10 metros a un lado que podía pasar más por la izquierda que por la derecha, y decidí pasar por un sitio que detrás había un cortado bastante alto y… bueno, nada, nos caímos. Fue muy problemático sacar el coche y luego, una vez lo conseguimos, llegamos a las once y pico de la noche al vivac”.


Nani Roma, pese al dolor de la muñeca contusionada, sólo pensaba en terminar la etapa y poder recuperar el coche para seguir en carrera. Pero todos sus esfuerzos fueron en vano. “Intentamos sacar lo máximo del coche para llegar, pero una vez allí vimos que había unas pequeñas fisuras en el chasis. De esa forma los comisarios no te dejan salir y aparte no es seguro. Cuando un chasis está abierto no es seguro ni para mí ni para mis adversarios”.

En estos momentos, todavía le duele ver arrancar las etapas y no estar dentro de su coche. “Son días difíciles, porque tanto Michel como yo habíamos trabajado mucho. Michel hacía meses que trabajaba en la carrera y de golpe te encuentras con que tienes que abandonar. Tienes que esperar un años más y… bueno, esto es duro. Pero bueno, la vida sigue”.

Nani todavía no sabe cuándo regresará a España. Ni siquiera si lo hará antes de que finalice la carrera. “Seguramente me quedaré aquí. Tenemos que mirar bien la mano, porque no sé si tengo algo roto. Me lo van a mirar mejor y si todo va bien me quedaré a ayudar al equipo. Me lo han pedido y ahora lo que tenemos que hacer es intentar luchar al máximo para que a Stéphane le vaya todo bien. Tendrán mi soporte y el de Michel para ayudarles en la navegación y... nada, hasta aquí hemos llegado”, concluye el piloto de Folgueroles.