Piragüismo y karate se estrenan con dos medallas cada uno


( 28/06/2013 19:36)
La delegación española ha sumado otras siete medallas a su cuenta particular en esta octava jornada de competición en los Juegos Mediterráneos, lo que hace un total de 72 medallas. El piragüismo abrió la cuenta con un oro y un bronce, le siguió el karate con una plata  y otra de bronce, el voley playa masculino se anotó otra plata y al final de la jornada el atletismo y el tenis sumaron dos bronces.

El talaverano Cubelos llegó a Mersin con muchas ganas después de que en los Juegos Olímpicos en Londres fuera séptimo. En las tranquilas y limpias aguas del  Adana Seyhan Dam impuso con autoridad su calidad y potencia haciéndose con el oro en K1 1000m.  El joven piragüista ya cuenta en su palmarés con una presea y nada menos que de oro en una gran competición internacional. Poco más tarde Emilio Llamedo y Diego Cosgaya conquistaron el bronce en K2 1000. El piragüismo español cuenta con destacados deportistas que le siguen dando triunfos a este deporte.

El karate entró hoy en competición y ha proporcionado dos medallas a la delegación española. La primera a cargo de Marta Armentia (-55kg.) tras imponerse con absoluta claridad (8-0) a la libanesa Issa. Fernando Moreno (-75kg.) se plantó en la final con bastante autoridad, donde le esperaba el turco Yagci con quien cayó por un inapelable 1-7. Y es que la presión a la que someten a los árbitros los raciales e incansables aficionados turcos es prácticamente irresistible.

Esa presión fue, precisamente, la que llevó en volandas a la pareja de voley playa turca Murat /Selcuk  en la final ante la española Gavira/Herrera. Los turcos, al menos sobre el papel, eran técnicamente inferiores a la pareja española, de hecho son unos desconocidos en el circuito internacional; sin embargo, esa presión ambiental y el punto de forma que aún le falta a Pablo Herrera, tras su grave lesión de rodilla, penalizaron a nuestra pareja. Hasta el punto de perder la final por 2-0, cuando esa no es la diferencia entre ambas parejas.

En el estadio olímpico la lanzadora española de origen cubano, Nora Aida Bicet, consiguió el bronce en el lanzamiento de jabalina con una marca de 57,65 m, quedándose a solo 24 cm de la medalla de plata.

El dobles masculino de tenis, formado por Albert Alcaraz y David Pérez, no tuvo pereza y casi a medianoche se hizo con el bronce al derrotar a la pareja turca por un contundente 6-2 y 6-3.