España se aupa al cuarto puesto del medallero con tres oros


( 29/06/2013 22:56)
España ha sumado en la penúltima jornada un total de siete medallas: tres de oro, dos de plata y dos de bronce, lo que hace un total 80 medallas y recupera el cuarto puesto en el medallero. Los protagonistas de la jornada fueron Saúl Craviotto y Carlos Pérez Rial, “Perucho”. La pareja de piragüistas, que ya fue oro en los Juegos de Pekín, volvieron a reencontrarse para ganar un oro muy valioso; en las postrimerías de la jornada, el lanzador Borja Vivas consiguió el oro con autoridad.

Saul Craviotto y Carlos Pérez atesoran una buena colección de medallas y en Mersin no podía ser menos. El primero en colgarse la presea fue Saúl en K1-200 m. un bronce, en una carrera muy apretada en la que se impuso el serbio Dragosavijevic con un tiempo de 35.255, seguido del italiano Rizza con un registro de +0.414 y tercero Saúl con +0.769. En esta misma prueba el catalán fue plata en Londres con registro de 36.540, lo que da idea del terrible ritmo impuesto en la carrera.

Lo cierto es que esta medalla, la primera del día para el equipo español, no le sentó nada mal a Craviotto y debió animar lo suyo a Carlos Pérez, pues la pareja se hizo con el oro en K2-200 con un tiempo de 32.751, por delante de la pareja italiana (+0.283) y el equipo turco (+1.222). Los españoles, que ya fueron medalla de oro, aunque en 500m. en los Juegos de Pekín, rememoraron en Mersin aquellas sensaciones vividas en China. El propio Saúl manifestaba su satisfacción, al término de la prueba, por haber vuelto a ganar una medalla en una gran competición con su compañero Carlos.

En karate, Irene Colomar (-68kg.) se plantó en la final exhibiendo un magnífico estado de forma. En la final se encontró con la turca Burucu. Los mal pensados ya aventuraban cómo iba a quedar la cosa. Piensa mal y acertarás, dice un refrán español. Y el aserto volvió a funcionar. Ganó la turca 5-2. Es prácticamente imposible que en una final pierda un deportista local. La presión es tan fuerte que acaba por imponerse.

Sara Sorribes se plantó en la final donde se vio las caras con la turca Buyakakcay, quien se anotó el primer set por un contundente 6-1. El segundo no comenzó mejor para la española que llegó a tener un 5-1 en contra. Sin embargo, algo marchaba mal en el estado físico de la española que mostraba evidentes signos de tener problemas de estómago. Pese a todo, Sara se anotó dos juegos jugando de forma espléndida para poner el marcador en 5-3. Pero los problemas físicos, lejos de desaparecer, se agravaron y la turca puso el set, el partido y la medalla de oro de su parte con relativa facilidad. Así pues, medalla de plata para la española y la confirmación de que estamos ante una de las grandes promesas de nuestro tenis.

En tenis de mesa la pareja femenina formada por Sara Ramírez y Yanfei Shen se alzaron con el oro confirmando su condición de grandes favoritas e imponiéndose en la final a la pareja francesa formada por Li y Xian. Mientras, el equipo español formado por Carlos Machado y He Ziwen “Juanito” fueron bronce al ganar Jevtovic y Pete tras una espectacular remontada. El tenis de mesa español ha logrado un registro histórico en estos Juegos Mediterráneos; un oro, una plata y dos bronces.

El malagueño Borja Vivas, demostrando su gran temporada, cerró la jornada con una medalla de oro, la única hoy en atletismo, que hace recuperar a España la cuarta posición en el medallero. Su lanzamiento de 19.99 metros en la modalidad de peso, aunque por debajo de sus últimos registros, fue suficiente para alzarse con el triunfo.