España batió registros en el Atletismo


( 03/07/2005 12:47)
El estadio Mediterráneo ha albergado la mejor actuación de la selección española en la historia de los Juegos Mediterráneos, favorecida por su propio poderío y el nivel de los rivales, que en muchas pruebas no ha sido tan alto como en ediciones precedentes. España ha acumulado 25 medallas (9-10-6) sin contar la plata de Roger Puigbó en los 1.500 metros en silla de ruedas, 'cosecha' más amplia de la historia de la competición, que en número estaba fijada en 17 desde Casablanca'83 y en calidad de los metales en Túnez'01. Francia, pese a acudir con un equipo 'reserva', sin casi ninguna de sus figuras, que optaron por quedarse a disputar la reunión de París de la IAAF, acabó en cabeza del medallero atlético. Curiosamente, ninguno de los campeones españoles en la capital tunecina hace cuatro años ha conseguido revalidar su título: Antonio Jiménez 'Penti', Conchi Montaner, Dana Cervantes y Manuel Martínez. El obstaculista y el lanzador de peso fueron plata y la saltadora de longitud bronce. Martínez tuvo el triunfo en su mano con una discreta marca de 19,97, pero el croata Edis Elkasevic, que se presentaba con el mejor registro del año entre los participantes, le arrebató el oro en su penúltimo intento con 20,26. Penti ganó la carrera 'terrenal', la de la plata, porque el marroquí Brahim Boulami, ex plusmarquista mundial de los 3.000 obstáculos, hizo una prueba estratosférica desde el pistoletazo de salida y fue inabordable para terminar con un buen crono de 8:15.15 tras correr en solitario. Conchi Montaner sucumbió en la longitud ante dos ilustres veteranas como la italiana Fiona May y la española Niurka Montalvo; y Dana Cervantes falló claramente en la pértiga, aunque la principal decepción la causó David Canal en los 400 metros, ya que no alcanzó ni la final. El sevillano Antonio Reina fue uno de los grandes protagonistas. Ganó el oro con solvencia en los 800 y fue decisivo para que el relevo 4x400 hiciera lo propio en un final vibrante al rematar el trabajo hecho por Canal, David Testa y Eugenio Barrios. Si nunca en la historia España había ganado en los 800 metros mediterráneos, el madrileño Arturo Casado encontró la gloria en los 1.500, algo que no habían conseguido los José Luis González, José Manuel Abascal, Fermín Cacho, Reyes Estévez..., pero es que estos mitos del mediofondo se encontraron con los Said Aouita o Nurredin Morceli, es decir, con la flor y nata de la historia. Ruth Beitia demostró que es una de las grandes del momento en el salto de altura, en el que intentó un nuevo tope nacional con 2,01; las chicas del 4x400, amparadas en un último gran relevo de la ochocentista Mayte Martínez, encontraron el premio dorado; Cora Olivero se quedó a cuatro centésimas del récord de España de 400 vallas y luego se colgó la plata, el mismo metal que se adjudicó Carlota Castrejana con nueva plusmarca, 14,60, la única de estos Juegos. 'Paquillo' Fernández (20 kilómetros marcha), Glory Alozie (100 vallas), Mario Pestano (disco) y Felipe Vivancos (110 vallas) aprovecharon también las circunstancias favorables de tener al lado rivales asequibles para completar el capítulo de oros De esta manera, la 'borrachera' de metales hay que administrarla con mesura, en su justa medida, teniendo en cuenta de la competición de que se trataba, los rivales que había, sin, por otro lado, minusvalorar la actuación de los atletas en un estadio almeriense. Almería 2005 ha sido una prueba para los atletas españoles que van a estar en Helsinki. Los Mundiales, que se disputarán en la primera quincena de agosto, serán otra cosa bien distinta. Allí las opciones de podio son radicalmente más escasas, pero es mejor afrontar la fase final de la preparación ir con una alegría que con una decepción. En el concierto internacional, el esloveno Matic Osovnikar fue el rey de la velocidad con sus victorias en 100 y 200 y el bronce en el relevo 4x100, el argelino Ali Saidi-Sief se expuso otra vez al concierto internacional con una carrera muy inteligente en los 5.000. La argelina Baya Rahouli consiguió otra de las grandes marcas de Almería, al ganar el triple con un salto de 14,98, segundo mejor registro del año tras los 15,11 conseguidos por la rusa Tatyana Lebedeva el mismo viernes en la reunión de París. EFE