La Real Academia Olímpica Española cumple 50 años


( 26/11/2018 11:21)

El 26 de noviembre de 1968 se creó en las instalaciones del INEF-Madrid la primera Academia Olímpica Nacional en el mundo, a imagen de la Academia Olímpica Internacional, que había sido fundada siete años antes en la cuna del olimpismo, al pie del monte Cronos, en Olimpia (Grecia).

50 años después, el presidente y fundador de la que hoy día es Real Academia Olímpica Española, Conrado Durántez Corral, recuerda como fueron esos inicios:

¿Por qué surgió la idea de crear una academia olímpica en España?

Cuando participé en 1961 en la sesión fundacional de la Academia Olímpica Internacional (IOA), como estudiante de historia, me quedé impresionadísimo de lo que Olimpia representaba. Ya en el año 64, José María Cagigal, que era otro entusiasta del tema, convenció a los griegos para que le invitaran a dar una conferencia. Cagigal, que era un humanista extraordinario también se quedó impresionado. De vuelta a Madrid y con Cagigal al frente de la Relaciones Internacionales del INEF, pensamos en crear algo parecido a lo que habíamos visto en Olimpia concibiendo lo que denominamos Centro de Estudios Olímpicos que, en realidad, era la Academia Olímpica Española y que seguía la misma mecánica que la IOA dando conferencias sobre temática olímpica antigua y olimpismo moderno. De esta forma, un 26 de noviembre de 1968 tuvo lugar la primea sesión de nuestra RAOE en las instalaciones del INEF en Madrid.


Precisamente este año quisimos conmemorar esta efeméride volviendo a las instalaciones del INEF, en la Universidad Politécnica de Madrid, para celebrar la 50ª Sesión de la Academia.


¿Cómo fueron los primeros años de la Academia Olímpica Española?

Los primeros años fueron muy bien porque ha cambiado mucho el mundo, pero entonces a la gente esto le encantaba y dan fe las fotografías de la época donde el acto de fundación lo presidió Juan Antonio Samaranch, con asistencia de los 60 alumnos de INEF más cualificados. Además, este primer ciclo de conferencias lo clausuró el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Avery Brundage, quien también pronunció una conferencia. Éramos una cosa singular porque cuando Brundage llegó al INEF y vio lo que hacíamos a nivel de tema olímpico se quedó impresionadísimo porque en ningún país del mundo se divulgaba el tema de la filosofía del Movimiento Olímpico y su historia.


¿Qué balance hace de estos 50 años?

Para mi ha sido un balance (y no quiero ser triunfalista) muy positivo porque no sólo en España hemos creado nuestra academia, sino que hemos contribuido a crear más de 30 academias olímpicas nacionales por todo el mundo. 29 en el área hispánica, más las africanas de Sao Tome, Angola, Mozambique, Cabo Verde y Guinea Ecuatorial. Para reunirlas a todas creamos la Asociación Panibérica de Academias Olímpicas (APAO) que engloba a todos los países que hablan español o portugués. Una asociación que, hasta el momento, es única a pesar de los intentos de crear asociaciones similares en África y Asia. Ahora parece que el proyecto de la europea ha salido adelante. Pero la primera y única reconocida por el COI sigue siendo la Panibérica.


¿A qué retos se enfrentará la RAOE en los futuros 50 años?

La evolución de los tiempos no es positiva para hablar de “filosofías” e “historias”. A mi me gusta decir siempre lo que pienso y veo que, hoy día hay, que luchar mucho para hacer estos temas notorios pero lo curioso es que cuando la gente se entera le encantan. Saber que Platón era un gran atleta es algo que aún sorprende a la gente. Milcíades que viaja al santuario de Olimpia para entregar su casco después de ganar Maratón. O las grandes figuras del olimpismo moderno, como Jesse Owens o tantos otros héroes. Pero hoy en día la gente está más por el espectáculo, algo a lo que ya se refería Pierre de Coubertin. Pero siempre hay una serie de “adeptos” que es lo importante y que van a continuar la tarea. Por eso considero que el futuro también es prometedor, porque se han creado en España 36 centros de estudios olímpicos (cuatro veces los que hay en el resto del mundo) y, aunque no hay que ser triunfalistas ya que no todos trabajan al mismo nivel, el propio Comité Olímpico Internacional nos reconoce 9 centros que trabajan con eficacia y que suponen cuatro veces más que los del resto del mundo (en Alemania hay dos, uno en Inglaterra, etc).