Olimpia: “Una experiencia única e inolvidable que ojalá pudiésemos repetir”


( 18/07/2016 10:23)

La 56ª Sesión Anual de la Academia Olímpica Internacional para Jóvenes tuvo lugar en Olimpia (Grecia) entre el 12 y el 24 de junio y a ella asistieron, en representación de la Academia Olímpica Española (AOE), Elena de Vega Rao y Saúl Manzano.

Los dos jóvenes fueron seleccionados entre todos los asistentes a la XLVIII Sesión de la AOE en la Universidad Europea Miguel de Cervantes (UEMC), que se celebró los días 24 y 25 de febrero en Valladolid. En Olimpia vivieron dos intensas semanas en las que la IOA reúne a un gran grupo internacional de más de 200 jóvenes que son principalmente estudiantes, atletas olímpicos o gente activa en el deporte o la enseñanza, a través de sus respectivos comités y academias olímpicas nacionales. El lema elegido para la presente edición fue: " El Olimpismo como una herramienta efectiva para el desarrollo y la sostenibilidad".

Las principales ceremonias y conferencias plenarias están disponibles on-line en inglés y/o francés en la web de la Academia Olímpica Internacional (IOA):

56ª Sesión para Jóvenes de la IOA

Tras su regreso a España, hemos charlado con nuestros representantes para que nos hablaran de su experiencia olímpica:

Academia Olímpica Española (A.O.E.): ¿Cuál fue vuestra motivación para asistir a la Sesión de la Academia Olímpica Española en la UEMC?

Elena de Vega (E.V.): Soy estudiante de Historia del Arte y apasionada del deporte, por lo que la Sesión de la Academia Olímpica Española me parecía una excelente combinación de ambos intereses.

Saúl Manzano (S.M.): Porque me encanta el deporte y al querer desarrollar mi profesión en dicho ámbito, consideré que sería una buena oportunidad de formación. Además, el poder optar a la beca de Olimpia me parecía un sueño.




A.O.E.: ¿Qué destacaríais de aquella Sesión?

E.V.: Por un lado, la presencia de grandes profesionales, conferenciantes y atletas que participaron en la Sesión, permitiéndonos aumentar nuestros conocimientos sobre la historia y los valores del Olimpismo. Por otra parte, me llamó mucho la atención que la participación del alumnado en este caso, fuera escasa, tal vez por las fechas en las que se celebró la Sesión, o simplemente por la falta de interés que se demostró, pese a la gran oportunidad que se ofrecía.

S.M.: El poder conversar en persona con grandes personalidades del mundo del deporte y del olimpismo. Es muy emocionante hablar con gente tan relevante, y darte cuenta de que son personas reales, y que con esfuerzo y dedicación tú también puedes conseguir tus sueños. ¡Algo muy motivador!

A.O.E.: ¿Qué esperabais de vuestro viaje a Olimpia cuando fuisteis seleccionados?

E.V.: Durante la Sesión de la Academia, hubo una mesa redonda con los representantes de España del año anterior, lo que me ayudó a crearme una idea general de cuál sería nuestro rol en Olimpia. Además, el presidente de la Academia Olímpica Española, D. Conrado Durántez, nos convocó para ampliar y concretar la información de nuestra estancia. Esperaba aprender mucho sobre el Olimpismo y los valores que comprende además de conocer a gente de todo el mundo.

S.M.: La verdad es que no me lo podía creer, y tuve esa sensación hasta el momento en que pisé el aeropuerto, y ya vi que era real. Me parecía tan increíble, que estaba preparado para cualquier cosa y solo pensaba en disfrutarlo.

A.O.E.: En vuestra estancia en Olimpia hubo tiempo para todo, una parte lúdica y festiva pero también sesiones de trabajo y debate. ¿Qué destacaríais de las conferencias y trabajo en grupos?

E.V.: En cuanto a las conferencias, destacaría la gran variedad de temas que se trataron, en torno al tema principal de este año 2016 sobre el Olimpismo como herramienta de desarrollo eficaz y de sostenibilidad. En cuanto al trabajo en grupos, en mi caso en el grupo francófono, pusimos en práctica lo aprendido en las conferencias y a modo de debate, cada componente aportaba ideas y vivencias, algo muy enriquecedor.

S.M.: El conocimiento tan enriquecedor que supone tratar un tema desde diferentes puntos de vista y con aportaciones de personas de todo el mundo. Esto implica que amplíes la mentalidad y la forma de razonar las cosas.

A.O.E.: ¿Y de la parte social y más lúdica?

E.V.: El ambiente durante las dos semanas en la “villa olímpica” fue increíble. Tener la oportunidad de conocer a gente de cualquier parte del mundo, intercambiar ideas, conocer sus bailes y sus intereses personales, es algo único. Todas las actividades que realizamos, desde las deportivas hasta las noches sociales, eran un aprendizaje más en la vida, ya que éramos un número importante de participantes y debíamos convivir.

S.M.: El gran ambiente de amistad que existía en todo momento. Es muy reconfortante ver a personas de todas las partes del mundo, que no se conocían, unirse para disfrutar y reír juntos, sin prejuicios ni maldades. Y que incluso el contacto con esas nuevas amistades continúe y, sino, que se lo digan al grupo de WhatsApp ¡que echa humo a cualquier hora del día!

A.O.E.: Contadnos qué es lo más positivo que os traéis de Olimpia en la parte personal y también en vuestra faceta profesional o como deportistas.

E.V.: En la parte personal, lo más positivo es la gran familia olímpica que formé, destacando especialmente a mis compañeros de Latinoamérica y a mi grupo francófono, por la conexión que desde el primer momento tuvimos y seguimos manteniendo. En la parte profesional, esta experiencia me ha enseñado que, si se quiere llegar a estar en lo más alto, en cualquier disciplina y en cualquier aspecto de la vida, es esencial trabajar y ser constante, siempre respetando a los demás y siendo humilde.

S.M.: A nivel personal son muchas las cosas positivas que obtuve, aunque destacaría la convivencia con las personas. Porque los conocimientos están ahí escritos y se pueden aprender en otro momento, sin embargo, lo más valioso es poder poner en práctica y vivir los valores olímpicos con todas esas personas, de diferentes países, culturas, creencias, etc. En cuanto a la faceta profesional, supuso una ampliación de conocimientos y la creación de nuevos contactos. Al confluir tantas personas con inquietudes y áreas diferentes, surgen nuevas ideas y proyectos de colaboración.

A.O.E.: Por tanto, ¿recomendaríais la experiencia a futuros asistentes a las sesiones de la AOE en España?

E.V.: Recomendaría la experiencia sin duda, por lo que se aprende en cada conferencia y con las experiencias que nos cuenta cada uno de los profesionales que acuden a las sesiones, y por la oportunidad que se ofrece de vivir una experiencia única e inolvidable en una de las ciudades más históricas de la antigua Grecia.

S.M.: Creo que no lo recomendaría, porque si hubiese plazas vacantes ¿podría repetir? Jejeje. Siendo realista, por supuesto que lo recomiendo. Es una experiencia que está al alcance de muy pocos, y se debe aprovechar y disfrutar al máximo.